Síndrome del intestino irritable o colon irritable

El síndrome del intestino irritable, conocido también por el nombre de colon irritable es un trastorno gastrointestinal que suele acompañarse de dolor y alteraciones gastrointestinales.

En este artículo te contamos qué es el síndrome del intestino irritable, cuáles son sus causas y síntomas y qué implicación tienen la nutrición y la psicología en el tratamiento.

Qué es el síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional del intestino no asociado con anomalías estructurales o bioquímicas detectables (1).

El SII es un trastorno intestinal funcional común (9%-23% de la población en todo el mundo) que puede afectar gravemente la calidad de vida (2).

Es frecuente confundir el SII con la enfermedad inflamatoria intestinal por lo que cabe destacar que no son lo mismo.

Síntomas del síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable se caracteriza por malestar o dolor abdominal, irregularidades en las heces y distensión abdominal.

Además, el SII se suele asociar con otras comorbilidades (dolor, vejiga hiperactiva, migraña), afecciones psiquiátricas (depresión, ansiedad) y sensibilidad visceral.

El síndrome del intestino irritable puede tender a diarrea predominante o estreñimiento predominante (1). 

También puede tender a estreñimiento y diarrea mixtos y, por si fuese poco, un patrón intestinal predominante (estreñimiento o diarrea) puede alternarse con el otro (2).

Factores de riesgo

El SII es una enfermedad multifactorial. Algunos de los factores de riesgo más comunes son (1):

Factores de riesgo personales

  • Sexo fememino
  • Edad

Factores de riesgo psicológicos

  • Calidad de vida
  • Estrés psicológico
  • Acontecimientos vitales estresantes
  • Historial de abuso sexual o físico
  • Ansiedad, depresión o somatización

Problemas somáticos

  • Infección gastrointestinal
  • Síntomas somáticos (dolor)
  • Obesidad abdominal
  • Endometriosis
  • Enfermedad diverticular
  • Cirugía abdominal
  • Uso de antibióticos

Condicionantes sociales

  • Estado socioeconómico en la infancia
  • Antecedentes familiares de abuso de sustancias
  • Antecedentes familiares de enfermedad mental

Alimentación y SII

En más del 90 % de los pacientes con SII aparecen o empeoran los síntomas después de comer.

La comida es un medio para obtener nutrientes (recordatorio: nutrirnos no debería ser nuestro único objetivo para consumir alimentos).

La ingesta de alimentos activa una respuesta del tracto gastrointestinal necesaria para transportar los nutrientes desde la luz intestinal a la circulación sistémica.

La composición de los alimentos y la fisiología gastrointestinal dificultan la identificación de los alimentos que desencadenan o empeoran los síntomas del colon irritable (3).

Sería interesante ponerse en tratamiento dietético siempre con la ayuda de un nutricionista con el objetivo de mejorar la sintomatología y la calidad de vida.

Estado psicológico y SII

La presencia de al menos un trastorno psiquiátrico junto con síndrome del intestino irritable tiene una prevalencia del 40-60%, pudiendo llegar incluso al 80%.

Se puede observar gran relación entre el SII y trastornos psiquiátricos como la depresión y la ansiedad.

También se han relacionado vivencias traumáticas con el inicio de los síntomas del síndrome del intestino irritable.

La aparición de SII generalmente se asocia con la presencia de algún trauma en las primeras edades (4).

El tratamiento del colon irritable requiere una relación de confianza entre el paciente y el sanitario, educación, tranquilidad, cambios en la dieta, farmacoterapia y tratamiento conductual y psicológico (1).

Si presentas sintomatología digestiva o tienes diagnosticada alguna patología digestiva, contacta con nosotros para mejorar la sintomatología y tu calidad de vida a través de la nutrición.

Escrito por Paloma.

Deja un comentario